Características del gato Persa.

El gato persa es fruto de una cuidada selección que lo ha convertido en un animal de compañía tranquilo, amable , bonachón, bastante silencioso, amante de la paz y muy discreto. Sin embargo, no debemos considerarlo un gato de peluche, ya que tiene una gran personalidad, reservada y digna.

Debe ser educado correctamente, con el fin de que sus instintos naturales no dañen la armonía de su dueño.

Cuidados requeridos por los gatos persas.

Los gatos persas necesitan cuidados diarios para mantener en buenas condiciones el pelaje, sobre todo si se trata de gatos blancos o con parte del manto blanco.

 

 OJOS.

 

Es fundamental limpiar los parpados a diario ya que estos gatos para evitar aparición de conjuntivitis y blefaritis, así como para prevenir en gatos de manto claro la oxidación del contorno de los ojos, ya que en caso contrario adquiriría un color rojizo muy antiestético. Es aconsejable realizar esta limpieza con una gasa empapada en un líquido limpiador específico o bien en suero fisiológico, en el mercado hay varios líquidos con esta finalidad además de productos en polvo, opcionales que aplicados con un pincel o con en dedo, en el contorno del ojo, tras la limpieza hacen que la oxidación de las lágrimas se retrase por lo que previene también las manchas rojizas.

 

 MANTO.

 

Nuestros gatitos son acostumbrados desde pequeños a recibir todos los cuidados, cepillados y baños indispensables para mantener el pelaje en buenas condiciones.

Es necesario peinar a diario, dejando el pelo liso y sin nudos, hay que poner especial interés en las axilas, entre las patas traseras así como detrás de las orejas, lugares con más tendencia a aparecer nudos, que si se dejan mucho tiempo, habrá que cortar ocasionando el consiguiente afeamiento de la zona. Lo que yo suelo hacer es peinar con un peine de púas separadas primero a contrapelo y después al contrario y por zonas para asegurarme que no quedan nudos.

Sobre los útiles para el mantenimiento del manto del gato persa hay diferentes opiniones, lo que yo utilizo es un peine con púas largas separadas, otro con púas largas más juntas para deshacer los pequeños nudos así como un cardador para las patas y dar volumen al manto.

OREJAS.

Las orejas del gato se tienen que limpiar de forma periódica también con un producto específico, no se debe usar nunca bastoncillos de algodón.

 

  UÑAS.

 

Yo personalmente soy partidaria de tener a disposición de los gatos rascadores en los que, ellos mismos, pondrán sus uñas en buen estado y así evitamos que se afilen las uñas en nuestros muebles favoritos.

En caso de que observemos que las uñas crecen demasiado y el gato no consigue arreglárselas solo, será aconsejable cortar solamente la punta, teniendo especial cuidado con no tocar el nervio que está dentro de la uña.

 

 BAÑO.

 

Nosotros acostumbramos a nuestros gatitos al baño y al secador, ya que es necesario de forma periódica bañarlos y realizar un secado con secador para dejar el pelo en buenas condiciones y evitar que nuestro peludo se resfríe, para un gatito de compañía bastará con unos pocos baños al año así como alguno cuando ocurra algún "accidente cochinote", como yo lo llamo.